Parece que JavaScript está deshabilitado en su navegador.

Debe tener activado Javascript en su navegador para aprovechar la funcionalidad de este sitio web. Haga clic aquí para obtener instrucciones sobre cómo activar JavaScript en su navegador.

¿Qué son los aceites esenciales?

¿Qué es un aceite esencial?

El aceite esencial es el extracto vegetal más potente. Los aceites esenciales no están presentes en todas las plantas, sólo en aquellas que clasificamos como “aromáticas”. Es la propia esencia de la planta. Cuando pelamos una naranja o una mandarina, o incluso cuando acercamos una rama de lavanda a la nariz, se libera una fragancia: ésa es la esencia que se convertirá en aceite esencial tras la destilación o el exprimido mecánico. Sin embargo, esta fragancia no sólo transmite moléculas aromáticas: encierra también un gran número de moléculas químicas con grandes propiedades terapéuticas.
Algunas de ellas tienen virtudes antisépticas, otras antivirales y otras incluso calmantes o cicatrizantes.
Las plantas, las flores y otros árboles de esencias no podrían sobrevivir sin sus aceites esenciales que les protegen contra toda agresión o ataque externo.

¿Qué es la aromaterapia?

Es el uso de los aceites esenciales para fines terapéuticos. La aromaterapia, término que no fue acuñado hasta el año 1930, es una rama de la fitoterapia que adopta un gran número de formas (tisanas, extractos secos o fluidos, maceraciones, siropes, suspensión integral de plantas frescas, etc.) y utiliza diferentes partes de la planta. En aromaterapia, lo habitual es utilizar una única parte de la planta, aunque en ocasiones se emplea también toda la planta. Las técnicas de extracción del aceite esencial son más sofisticadas que las empleadas en fitoterapia. El aceite esencial obtenido es muy activo desde un punto de vista terapéutico y debe utilizarse con cierta precaución

¿Cómo se extrae el aceite esencial de una planta?

Existen varios métodos en función de la planta utilizada. No se extrae del mismo modo el aceite esencial de la corteza de canela o de la cáscara de mandarina. Los dos métodos de extracción más frecuentes son :
1) la destilación (el más extendido, pues se adapta a la mayoría de plantas, consiste en hacer pasar vapor de agua por un recipiente con la planta; el vapor se carga con el aceite esencial que un aparato especial recupera por enfriamiento). De este modo, se obtiene un aceite esencial.
2) el exprimido (se exprime la parte de la planta que nos interesa para extraer su esencia; es el caso típico de la piel de los cítricos como la naranja, el limón o la mandarina). De este modo, se obtiene una esencia.
 
¿Cuáles son las propiedades de los aceites esenciales?

Habida cuenta de su extraordinaria riqueza en moléculas bioquímicas diferentes, a menudo más de 200, resulta fácil comprender que cada aceite esencial posee múltiples propiedades, contrariamente a lo que ocurre con los medicamentos clásicos, que suelen contener una molécula correspondiente a una propiedad.
No obstante, todos los aceites esenciales son más o menos antisépticos. No olvidemos que su función original es proteger de forma natural a la planta contra enfermedades, trastornos, invasiones de parásitos, etc.

¿Cómo actúan?

La eficacia terapéutica de los aceites esenciales se debe a su composición química extraordinariamente potente y compleja. Algunas moléculas destruyen las bacterias, otras impiden que se reproduzcan, otras incluso ayudan a reparar la piel afectada o estimularán o frenarán los intercambios de neurotransmisores en el cerebro. Este último punto explica la gran eficacia de ciertos aceites esenciales para combatir los desórdenes nerviosos.

¿Cómo pueden curar un órgano interno los aceites esenciales aplicados en la piel?

Cuando aplicamos un aceite esencial sobre la piel, los principios activos atraviesan con gran rapidez la epidermis para entrar en el torrente sanguíneo. Desde ahí, llegan al órgano enfermo. Por este motivo, de 15 a 20 minutos después de un masaje en la columna vertebral o en la planta de los pies con un aceite esencial de eucalipto (para curar una bronquitis), nuestro aliento desprende un perfume agradable… a eucalipto. La ruta que siguen estos aceites es fácil de reconstruir: los principios activos pasan al torrente sanguíneo y llegan a los pulmones. Lo mismo ocurre con el sistema digestivo o urinario, los desórdenes nerviosos, los dolores de cabeza, etc. Asimismo, no contentos con actuar rápido y bien, los aceites esenciales mantienen su actividad durante más tiempo en el organismo (aprox. 6 horas). Por ello, en este manual recomendamos con gran frecuencia la aplicación por vía tópica para tratar problemas de orden general y no sólo para mejorar el estado de la piel.

¿Son realmente eficaces los aceites esenciales?

¡Su eficacia es espectacular! Hace ya siglos, pues la aromaterapia es una de las medicinas más antiguas, que disponemos de pruebas empíricas de su eficacia y si ha podido “sobrevivir” ha de ser por algún motivo. Pero sobre todo existen también más de 5.800 estudios científicos de muy alto nivel, todos ellos publicados en revistas médicas, que los avalan (disponibles en el prestigioso sitio de internet Medline, que reagrupa todas las investigaciones médicas internacionales publicadas, es decir, validadas por expertos independientes). ¡Concretamente, todos los usuarios se quedan estupefactos ante su eficacia y encantados de su rapidez de acción!

¿En qué casos no se recomienda el uso de aceites esenciales?

Sólo las mujeres embarazadas deben “evitar” el uso de aceites esenciales durante los tres primeros meses de embarazo. Durante los dos últimos trimestres, deberán consultar a un médico o farmacéutico con conocimientos específicos en aromaterapia. Es probable que algunos aceites esenciales sean totalmente inofensivos y no entrañen riesgos durante el embarazo. Sin embargo, por precaución y dado el estado actual de los conocimientos, preferimos abstenernos: los aceites esenciales contienen múltiples componentes, algunos de los cuales pueden resultar potencialmente dañinos para el feto. ¡Nunca se sabe!

Por otra parte, existen grandes restricciones de uso. No todos los aceites esenciales son recomendables para todas las personas. Los niños de corta edad (menos de 6 años) deberán usar únicamente los aceites esenciales, las dosis y las formas que se adapten a su edad. Los epilépticos, las personas ancianas o que padezcan una enfermedad crónica deberán asesorarse antes de utilizar ciertos tipos de aceites esenciales.

¿Pueden utilizarse aceites esenciales durante el embarazo?

Debe evitarse el uso de cualquier aceite esencial durante los tres primeros meses de embarazo. En los dos trimestres siguientes, pueden utilizarse algunos de ellos, pero sólo tras consultar a un profesional de la salud (médico o farmacéutico) especializado en aromaterapia.
Si está embarazada, consulte a su médico antes de utilizar un aceite esencial. Tenga en cuenta que, por precaución y salvo que exista prescripción explícita, es mejor evitar su uso durante todo el embarazo

¿Podemos aplicar los aceites esenciales en bebés o niños de corta edad?

¡Por supuesto! Ellos son incluso más receptivos a sus propiedades. Pero hay que tener en cuenta que el uso de ciertos aceites esenciales en bebés menores de tres meses o en niños menores de seis años está completamente desaconsejado. A partir de esta edad, los aceites esenciales para adultos se consideran inocuos. ¡Eso sí, habrá que adaptar la posología! En general, se divide por 2 ó 4 (según la edad) el número de gotas de aceite esencial empleadas.
Consulte a un especialista antes de aplicar un aceite esencial a un bebé.

¿Por qué debemos mezclar los aceites esenciales con aceites vegetales antes de aplicarlos sobre la piel?

Porque los aceites esenciales suelen ser demasiado potentes para ser utilizados en estado puro, en especial, en grandes superficies de la piel. Pueden resultar irritantes. Como no son solubles en agua, hay que mezclarlos con un cuerpo graso (aceite vegetal) o sustancias especialmente concebidas para ello (preparados para el baño).

Cada aceite vegetal posee sus propias propiedades que refuerzan la eficacia del aceite esencial. Por ejemplo, el aceite de almendras dulces posee virtudes suavizantes y calmantes. Resulta ideal para los bebés. El aceite de tamanu mejora la circulación sanguínea. El aceite de macadamia es extremadamente penetrante y está especialmente recomendado en los problemas circulatorios y linfáticos. El aceite de germen de trigo, de gran poder nutritivo, es idóneo para el cuidado de la piel y de las uñas. El aceite de hipérico calma las quemaduras. Los aceites de ricino, de coco o de jojoba son ideales para el cuidado del cabello y el de avellana para las fórmulas de adelgazamiento.

¿Son realmente peligrosos los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son muy potentes. Pueden tener efectos secundarios, en especial, si se emplean mal (diagnóstico incorrecto, posología incorrecta, vía de administración poco adecuada, cantidades inadecuadas, etc.). Las consecuencias pueden oscilar entre “benignas” y “graves”: irritaciones, alergias, desarreglos hormonales e incluso epilepsia. Sin embargo, estos efectos secundarios sólo aparecen tras un uso incorrecto de los aceites esenciales. Las dosis tóxicas dependen de cada persona, pero no debe temer nada si respeta las recomendaciones de uso que se indican en este manual.

¿Por qué los nombres de los aceites esenciales son tan precisos?

Porque la aromaterapia es una ciencia precisa. Por ese motivo, al nombre del aceite esencial (por ejemplo: “tomillo”) se añade su quimiotipo (por ejemplo “linalol”). En efecto, existe una gran variedad de tomillos (tujanol, linalol, timol, etc.), cada una con sus propiedades específicas. En este caso, el tomillo linalol es extremadamente eficaz y no presenta prácticamente ningún riesgo para los más pequeños, lo que no es el caso del tomillo timol. Lo mismo se aplica a todos los aceites esenciales: la lavanda común no tiene las mismas propiedades que la lavanda aspic, etc

¿Se pueden utilizar como productos cosméticos?

¡Por supuesto! Numerosos aceites esenciales participan activamente en la belleza de nuestra piel, nuestro cabello, nuestras uñas y algunos ayudan a eliminar la celulitis. Como atraviesan con facilidad la barrera cutánea, actúan en profundidad. ¡Son cosméticos naturales 100% seguros y eficaces! El geranio, el palo rosa o el árbol de té se utilizan actualmente para hacernos más bellos o bellas, pero el ylang ylang o la inmortal también son muy valiosos. Se utilizan mezclados con un aceite vegetal, en la crema de tratamiento, en la dosis de champú o en la mascarilla.

¿Por qué algunos aceites esenciales resultan más caros que otros?

Las diferencias importantes entre marcas obedecen siempre a una diferencia de calidad. Por ejemplo, si encuentra un aceite esencial de lavanda bastante más barato en una marca que en otra, tenga por seguro que, en el primer caso, el vendedor presta menos atención a la calidad (por ejemplo, el producto procede de China, no está sometido a controles o incluso se trata de una variedad menos rica en principios activos).

Por otra parte, dentro de una misma gama, el lentisco cuesta alrededor de 3 veces más caro que el árbol de té. Esto es algo totalmente normal pues el precio refleja el “rendimiento” de la planta.
Ciertas plantas producen gran cantidad de aceite esencial – por ejemplo, se extrae 1 Kg. de aceite esencial a partir de 10 Kg. de clavo – y otras no tanto – por ejemplo, la rosa sólo produce algunos gramos de aceite esencial por 100 Kg. de flores.
Este rendimiento aleatorio explica, en gran parte, las grandes diferencias de precio entre un aceite esencial y otro.

¿Cómo podremos tener la seguridad de comprar los aceites esenciales adecuados?

Existen diferentes calidades e incluso aceites esenciales “falsos” (fragancias sintéticas) sin efectos beneficiosos para la salud: es el caso de la mayor parte de productos vendidos simplemente para ambientar y perfumar los hogares. Sólo los aceites esenciales 100% naturales y 100% puros son 100% activos. Son capaces de tratar y prevenir muchos males cotidianos. En el frasco, deberá buscar menciones como aceite esencial botánica y bioquímicamente definido, aceite esencial quimiotipado 100% biológico – si se trata de una planta cultivada - o “aceite esencial 100% puro, natural y quimiotipado” – si se extrae de una planta silvestre. Las tres menciones son garantía de un producto 100% natural y de calidad.

Todas ellas indican que aportan las precisiones necesarias relativas al origen botánico, al órgano productor de la planta y al perfil bioquímico.
- Sólo el nombre latino de la especie botánica es lo suficientemente preciso. Esto evita el caos de las denominaciones populares. Cuando existen varios tipos de aceites esenciales “similares”, como diferentes tipos de lavandas o tomillos, el nombre latino permite a los botánicos de todo el mundo hablar en el mismo idioma.
- Hoja, brote, corteza, flor… La mención del órgano productor (o.p.) permite también reforzar la precisión, puesto que ciertas especies producen aceites esenciales diferentes en función de la parte de la planta destilada.
- Las especificidades bioquímicas (e.b.) constituyen asimismo una indicación valiosa que informa de las propiedades específicas del aceite esencial contenido en ese frasco. En efecto, estas últimas varían en gran medida en función del país, del terreno, del clima, de la altitud, etc.

¿Podemos utilizar aceites esenciales si ya estamos siguiendo un tratamiento de homeopatía o de plantas?

Sí. Siempre y cuando no sigamos los tratamientos al mismo tiempo. Habrá que dejar transcurrir como mínimo 1 hora. Por ejemplo, los granulados homeopáticos o las plantas a las 8:00 horas y los aceites esenciales a las 9:00. Empiece siempre con la toma de los medicamentos homeopáticos y, a continuación, 1 hora más tarde, los aceites esenciales.

¿Qué hacer en caso de “accidente” con un aceite esencial?

En caso de un problema externo - Si una gota entra en contacto con los ojos o la piel “arde” en contacto con el aceite, la solución es aplicar un “aceite vegetal”: lavar la zona con aceite (de almendras dulces, de girasol, de oliva... cualquiera puede servir) para diluir el aceite esencial y calmar de inmediato la sensación de molestia.

En caso de un problema interno - Si ha ingerido ½ frasco de aceite esencial llame DE INMEDIATO al centro de control de intoxicaciones de su región o al SAMU (15). No espere a que se manifiesten síntomas para solicitar ayuda. No beba nada, ni agua, ni leche ni aceite. No se provoque el vómito. Espere las instrucciones pertinentes.

www.vincaminor.net  www.nukua.es

*NUESTROS PRODUCTOS ESTAN REGISTRADOS SEGUN NORMATIVA EUROPEA*
 

 

Continuar